Cuando un televisor sufre un golpe o caída y la pantalla se ha roto, siempre surge la misma duda: ¿merece la pena reparar? La respuesta depende de varios factores que debemos tener en cuenta.

Televisores antiguos

Si se trata de un televisor que tiene unos cuantos años, normalmente la gente decide comprar uno nuevo sin pensárselo dos veces, dando por hecho que la reparación será muy costosa y aprovechando así para renovar la televisión. Sin embargo, las reparaciones de televisores antiguos suelen ser más baratas que en modelos más actuales al tener una composición distinta. Por lo tanto, en esta ocasión puede compensar reparar, sobre todo en televisores de alta gama, cuya compra supuso un gran desembolso en su momento y cuya calidad de imagen no tiene nada que envidiar a muchos de los televisores nuevos. En estos casos, el mayor contratiempo sería encontrar piezas para el modelo en cuestión, por lo que la posibilidad de reparación depende del stock disponible.

Televisores modernos (LCD, LED, Plasma)

En el caso de una rotura de pantalla en televisores más modernos, la reparación es más compleja. Sus pantallas constan de un panel que va integrado al resto de componentes electrónicos y es la pieza más cara del equipo. En esta situación cabe esperar que el coste de la reparación no será económico, pero igualmente es posible que merezca la pena recuperarlo antes de darlo por perdido, todo depende del modelo concreto a reparar y el precio actual de su panel en el mercado.

Consulte al Servicio Técnico

Cualquiera que sea el caso, es recomendable buscar el consejo de profesionales antes de tomar una decisión. Nuestro servicio técnico está especializado en la sustitución de pantallas LCD, LED y Plasma. El equipo de Asistencia-tecnica.com le asesorará sobre la conveniencia de la reparación, estudiando su caso para encontrar la solución más económica y realizando un presupuesto gratuito para que usted pueda decidir si desea repararlo o no.